Logo CERN

12 de noviembre de 2016. 19:05 horas.  Durante un experimento de colisión de partículas a 7 TeV (teraelectronvoltios) de energía en el LHC (Gran Colisionador de Hadrones, acelerador de partículas del CERN) saltan las alarmas. Inmediatamente se activan los protocolos de seguridad del centro y se flotan varios autobuses para la evacuación del personal.

Apenas 5 minutos después de la activación de las alarmas, y después de cundir el caos en toda la Central, te encuentras en un autobús alejándote para rebasar el perímetro de seguridad.

A los pocos minutos de ponerse en marcha se produce una explosión y una onda expansiva os alcanza y desestabiliza completamente el minibús, que vuelca y sufre un aparatoso accidente.

Has tenido mucha suerte y has salido vivo, pero ciertamente han fallecido varios pasajeros que no han tenido tanta suerte.

Está atardeciendo, y tras revisar el estado de los cuerpos, comprobar que no hay cobertura en los móviles y confirmar que no hay esperanza para los cadáveres, decidís buscar ayuda, y os dirigís al edificio más cercano, uno situado a un kilómetro y medio en dirección a la marcha, huyendo del foco de la explosión.

 

Más o menos a la mitad del camino, y de frente, os sorprende  lo que en un primer momento parece ser un efecto óptico en la atmósfera que se desplaza a baja velocidad, pero que pronto, cuando os alcanza, descubrís que es algo más, aunque no sepáis identificarlo. Te deja una pequeña sensación que te recuerda a cuando te zambulles en una piscina, una leve resistencia a su paso, un cambio de densidad del ambiente. Sin embargo, una vez pasa, todo parece normal…

 


16 – 28 jugadores
20€/persona
Para amantes de la ciencia y jugadores novatos o experimentados.
Atrezo libiano.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *